Saltar al contenido

¿Por qué necesito mi propia página web?

En la era del WhatsApp y las redes sociales, por momentos pareciera que tener nuestra propia página web, con nuestro propio dominio, es una solución cara e innecesaria, pero no es así. En este artículo te vamos a explicar por qué.

Uno se podría preguntar: ¿teniendo opciones gratuitas al alcance de la mano, como las redes sociales, por qué debería invertir en mi propia página web? Bueno, lo primero que debemos tener en cuenta es que, en realidad, esas soluciones no son gratuitas. Cuando un servicio no tiene costo, es porque el producto es el usuario. Las redes sociales son una excelente vía de comunicación con nuestros clientes, pero debemos tener en cuenta que toda la información que cargamos en éstas, todas las imágenes y videos, y todas las conversaciones que tenemos a través de las mismas, pertenecen a la compañía que provee el servicio, y no a nosotros. Las redes sociales pueden, de un momento a otro, cambiar de forma unilateral las reglas de uso y decidir dar de baja o censurar nuestro contenido. Son una buena opción de comunicación, pero es peligroso que sean la única, ya que es una vía de contacto que no depende de nosotros.

En cuanto a los costos, si bien configurar una cuenta en una red social es gratis, tener nuestra página web no es una inversión imposible de afrontar. Existen opciones muy económicas y a largo plazo, permitiéndonos tener una vía de contacto con los clientes propia, que no depende de terceros, cuyo contenido nos pertenece exclusivamente y de la cual tenemos absoluto control.

Tampoco debemos descartar el hecho de que, tener un dominio propio, es beneficioso para la imagen de nuestra marca, e influye en la manera en que el público la percibe. Tener un dominio propio implica cierta inversión, lo que habla de la solidez de nuestro proyecto y de la profesionalidad del mismo. No es percibido de la misma manera por parte del usuario el recibir un correo electrónico desde un servicio de email gratuito como Gmail o Hotmail, que recibirlo desde una dirección que tenga dominio propio. Todos estos factores ayudan a construir la imagen de nuestra marca.

El último factor del que te vamos a hablar, es de la versatilidad. Las redes sociales tienen un enorme potencial, pero lo que podemos publicar en ellas siempre va a estar supeditado a las reglas de cada servicio. Teniendo tu propia página web, no existen límites al respecto de la forma que le quieras dar a tu mensaje: podés publicar textos, videos, fotos, descripciones sin limitaciones, controlando exactamente cómo se ven, cuál es la experiencia del usuario al acceder a la información, y cuidando siempre la imagen de tu marca.

Las páginas web propias siguen siendo la mejor opción a la hora de contactar a tus clientes a través de Internet. Es la solución más completa y versátil, y la única que te ofrece un control absoluto de la comunicación con tus clientes.Si querés saber más, contactanos para tener una reunión virtual en la que analizaremos juntos tu proyecto, y delinearemos cuáles son las soluciones ideales para volverlo realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *